Muestran que la explosión en autobús no fue del motoro